Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Septiembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Back Ambient


Los Principios de la Taumaturgia - Parte II [los Principios Menores]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los Principios de la Taumaturgia - Parte II [los Principios Menores]

Mensaje  Aisling A. Cherenkova el Jue Oct 22, 2015 3:09 pm

Los Principios de la Taumaturgia
Parte II




Los Principios Menores



Los tres principios menores de la Taumaturgia son la Simpatía, la Inherencia y el Contagio, que describen el modo particular en que se dirige la magia de la Sangre.
Están más restringidas y mejor definiadas que los principios mayores. La Sangre, la Voluntad, el Conocimiento y la Identidad sientan las bases de la magia de la sangre; los principios menores constituyen el marco Hermético del arte que los comprende.

Los tres principios menores son extrapolaciones del principio mayor de Identidad. La Simpatía y el Contagio designan al sujeto, y la Inherencia ayuda al mago a enfocar su voluntad. La mayoría de los rituales utilizan los principios menores hasta cierto punto. La que la Simpatía y el Contagio desempeñan una funcion similar, por lo general sólo un principio menor, o dos como mucho, están presentes en un ritual. Que yo recuerde a lo largo de mi experiencia, he visto muy pocos ejemplos de ritos en donde los tres principios menores estuviesen presentes al mismo tiempo.

Los principios menores le dan a los rituales una versatilidad y un alcance que las sendas no pueden alcanzar si no se sabe el Nombre Verdadero del sujeto. Mediante la correcta aplicación, permiten que el ritual tenga un efecto tan amplio o tan reducido como desee el magus. Al hacer de sustituto del Nombre Verdadero, la Simpatía y el Contagio le permiten a la mayoría de los rituales el ignorar las restricciones de proximidad de las sendas. Sólo los ritos más sencillos o los más complicados necesitan la presencia del sujeto si se utilizan la Simpatía, la Inherencia y el Contagio. Por desgracia, estas alternativas a veces debilitan la efectividad del envío y hacen más fácil para la víctima el resistir una maldición de la sangre. No obstante, muchos magi consideran esto un pequeño precio a pagar por las oportunidades que ofrecen los principios menores.

Sin embargo, no todos los rituales necesitan un principio menor para dirigir o enviar su efecto. Algunos son lo bastante simples como para funcionar con nada más que una imagen mental del sujeto. Otros vuelven a necesitar la sangre de quien los realiza para que su magia funcione. Los puristas Herméticos ven esto como el resultado de atajos tomados por pereza o pura torpeza. Muy pocos emplean vitae al tiempo que uno o más principios, y suelen tener resultados mucho mayores que otros rituales de similar complejidad.


Simpatía

Éste es el más claro de los principios menores. La Simpatía utiliza aspectos de la Identidad para proporcionar el sustituto más poderoso de un Nombre. Tomando como premisa que la esencia del objeto o entidad impregna incluso sus componentes más diminutos, la Simpatía le permite al mago enfocar un envío gracias a nada más que un pequeño objeto o puede que incluso sólo alguna posesión preciada para el sujeto. El ritual de vínculo Contrato de Sangre utiliza la sangre de las partes implicadas para obtener su Identidad y ligarlas a las consecuencias (nunca agradables, os lo aseguro) de violar el pacto. Del mismo modo, el Ensalmo del Pastor emplea los restos de sangre que queden en el magus de anteriores banquetes para localizar a su rebaño, o al menos a los recipientes de los que se haya alimentdo más recientemente.

Cuando un mago de la sangre invoca un ritual empleando Simpatía, crea un enlace entre el objeto de muestra y el propietario original. Estos enlaces son más fuertes si el fragmento es concretamente una parte física de sujeto: un mechón de pelo, una gota de sangre, un pedazo de carne o incluso una esquirla de uña. Cada parte del cuerpo de la víctima guarda la llave de su Identidad, de modo muy parecido al que las células vivas guardan el ADN de un organismo completo.

Un pedazo del cuerpo físico del sujeto siempre es la primera opción para un ritual taumatúrgico. No obstante, un objeto de gran valor para el sujeto a veces puede bastar para invocar Simpatía si la fórmula se diseña del modo adecuado. El contacto prolongado puede dejar señas de Identidad; algunos rituales sutiles están estudiados para acceder a estos débiles vestigios de esencia. Si bien ningun rito comunmente conocido emplea la Simpatía de esta manera, he oído de algunos envíos así preparados. Los escasos magos de la sangre que practican vudú o la santería parecen utilizar esta faceta de la Simpatía más a menudo que los Herméticos tradicionales.

Los rituales Paseo por la Sangre y Atar a la Lengua Acusadora sirven a la perfección como ejemplos de este aspecto de la Simpatía. Del mismo modo, el ritual Comunicación con el Sire del Vástago funciona según este principio; el Abrazo imprime de forma indeleble la esencia de la vitae del Sire sobre su chiquillo y el envío extrae tal conexión.

La Simpatía utiliza las partes más pequeñas para extrapolar el todo, pero es posible que sea a la inversa. Un magus puede emplear el conjunto para apuntar a un componente. Segun la propaganda de los Tremere, la maldición sobre los Assamita probó todo el alcance del poder de este Principio. En lugar de basarse en Nombres Verdaderos, un grupo de los Brujos más experimentados determinó los elementos comunes a todos los Assamita y los utilizaron para propagar los efectos de su maldición por toda la línea de sangre. El principio también le dio al envío la habilidad de afectar a más de una Generación, infectando a los chiquillos Assamitas Abrazados mucho después de que se lanzara la maldición original.



Contagio

El Contagio es una variante del uso de la proximidad de las senda taumatúrgicas. Este principio le infunde a un objeto un envío de magia de la sangre que podrá entonces "infectar" a un sujeto mediante el contacto. La magia ritual dirigida mediante Contagio puede permanecer latente hasta que el contacto físico o la posesión la disparen. Al contrario que los envío creado mediante las sendas, el Contagio no siempre precisa que el sujeto esté presente mientras se lleva a cabo el ritual. El rito el Toque del Diablo es uno de los rituales taumatúrgicos que emplea Contagio y precise la preparación del objeto "infectado" sin presencia del suejeto al que se pretende a afectar.

Los Brujos a menudo emplean este principio para crear "trampas" o protecciones arcanas. El magus lleva a cabo un ritual que conjura un efecto, pero retrasa la conclusión del rito uniéndolo a un objeto mediante Contagio. El contacto físico con el objeto completa los requisitos del ritual y libera la energía del envío. Todas las defensas emplean Contagio en sus fórmulas, como ocurre con los rituales Astilla del Sosiego Retardado y Adoptar la Vasija de Transferencia.

Algunos rituales que empleen este principio permiten refinar las condiciones detonantes, lo que se llama "sintonizar", lo que impide que ciertos individuos activen el envío.
Todas las barreras deben "sintonizarse" para hacer que la Identidad de un individuo en particular sea invisible para la magia. Para esto, cada individuo que vaya a ser sintonizado tendrá que estar presente en el momento de lanzar el ritual.

Un reducido grupo de fórmulas basadas en Contagio funciona con lo opuesto a la sintonización; sólo una persona o personas elegidas lo activan. Ésta es una práctica extremadamente rara, no obstante. El único ejemplo por todos conocido de esta faceta del Contagio se encuentra en el Foco de Infusión de Vitae, que ha de sintonizarse para funcionar con cualquier otro que no sea quien lo conjuró.



Inherencia

Al contrario que los otros dos principios menores, la Inherencia no es un método para dirigir el envío de una magia de la sangre. En vez de eso, este principio utiliza la esencia del componente de un ritual para describir las cualidades que posee dicho objeto. Dentro de la fórmula del ritual, la Inherencia concentra la voluntad del mago por medio de la cualidad escogida del ingrediente para generar un efecto taumatúrgico parecido.

Puede encontrarse un ejemplo de Inherencia en el ritual Sujección de Insecto (un rito Sabbat que he descubierto hace poco en un refugio abandonado de los extintos antitribu tremere), que requiere que el mago de la sangre se ponga una araña viva en la boca. Con todo lo desagradable que sea el tener a una araña debatiendose bajo la lengua, el rito consigue darle a quien lo lance la habilidad para corretear por superficies verticales de manera bastante similar a como lo haría un arácnido. Aunque todo puede ser, y a lo mejor el vampiro que inventó este ritual no era más que un freak que tuvo suerte con este principio. Cosas más raras han pasado.

Los magi más veteranos han llegado a sugerir que esta función de la Identidad es uno de los elementos que hacen que muchos rituales funcionen sin tener que sacrificar vitae.
El objeto (u objetos) reemplaza la vitae como foco para concentrarse en la voluntad del mago. Tiene sentido. Por ejemplo, los efectos del ritual Paseo por la Sangre se parecen en parte a la habilidad más básica de la Senda de la Sangre. Aparte de los pequeños detalles en cuanto a la información que proporcionan, la principal diferencia entre los dos estriba en que la senda precisa el sacrificio de la propia vitae del taumaturgo, mientras que el otro ritual, más largo y dificil, no.

El uso de la Inherencia es mucho más común en rituales complejos. Todas las barreras necesitan un elemento que sea de algún modo anatema para las entidades contra las que va a actuar; lupinos y plata, espíritus y sal, ghouls y sangre mortal, etc. El pedazo de espejo que encontramos en el rito Paso Incorpóreo es un ejemplo de utilización especialmente integral de este principio; en este caso, el espejo no sólo le proporciona al magus un cuerpo insustancial, sino que, además, retiene la "imagen" de su forma sólida mientras dure el efecto.

Las cualidades mágicas de un objeto no resultan siempre aparentes. Puede que estén asociadas con un ingrediente ritual tan sólo por antiguas tradiciones, mitos o incluso común superstición. Si bien el último ejemplo es más común en los rituales menos sofisticados que se dan entre los aficionados del Sabbat, algunos ritos Tremere más antiguos aún incluyen alguna cosa rara, como puede ser el penique "malo" del Toque del Diablo.

_________________
avatar
Aisling A. Cherenkova
Admin Camarilla
Admin Camarilla

Femenino Mensajes : 162
Fecha de inscripción : 01/08/2015

Ver perfil de usuario http://juegodetinieblas.foroac.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.