Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Septiembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Back Ambient


[Complementario] ¿Qué es la Camarilla?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Complementario] ¿Qué es la Camarilla?

Mensaje  Aisling A. Cherenkova el Mar Ago 11, 2015 8:57 pm

¿QUÉ ES LA CAMARILLA?

Para entender lo que es la Camarilla, primero es necesario comprender, a un nivel profundo y permanente, lo que no es. Especialmente, la Camarilla no es en absoluto el grupo que contiene a los "buenos" vampíricos. La Camarilla no existe para proteger a la humanidad de la depredación vampírica; en cambio, su función es asegurar la existencia más segura y probechosa posible para sus miembros. El cuidado que pone la Camarilla en no hacer demasiado evidente su presencia es exactamente el mismo esfuerzo que lleva a cabo el lobo para ocultar su presencia entre las ovejas.

La Camarilla es, pues, una secta de los vampiros, para los vampiros y por los vampiros. Existe para proteger a sus miembros de las oleadas de la humanidad, que gracia a su mera superioridad numérica podría barrer a la mayoría de los Vástagos de la faz del planeta. La mayor y mejor mentira de la Camarilla, la Mascarada, existe precisamente para este propósito. La Mascarada es un velo de desinformación y falsedades que oculta el propio hecho de la existencia de la Estirpe al mundo mortal.
Lo que no puede ver la humanidad no puede matarlo, y de este modo los Vástagos están a salvo. El que la necesidad de presentar la Mascarada limite de alguna manera las bajas que los vampiros de la Camarilla causan sobre la población mortal se deriva simplemente de la obligación de mantener la ilusión.

Sin embargo, la Camarilla se ocupa realmente del status quo y de su conservación. A los vampiros antiguos que dictan la política de la Camarilla les gusta tener poder. Les gusta tener el control de cientos y miles de Vástagos más jóvenes. Les gusta contar con oleadas de subordinados que les protegen. Y, lo mas importante de todo, quieren que las cosas sigan exactamente como les gusta. La Camarilla funciona, al menos para los vampiros que toman las decisiones, y de este modo dirigen la política de la secta hacia la conservación en vez de hacia el progreso. ¿Podría funcionar mejor la Camarilla? Posiblemente, pero entonces no serviría tan bien a los intereses de aquellos que la controlan.

Incluso aquellos vampiros que se encuentran un poco por debajo en el escalafón (por ejemplo, los antiguos y la primogenitura) tienen intereses creados para mantener las cosas como están.
Reliquias de un pasado muy lejano, estos Vástagos no tienen sitio en el mundo moderno. Por sí solos perecerían enseguida.
La Camarilla les proporciona refugio contra los fuertes vientos del cambio, protegiéndoles de una era en la que no encajan los duelistas ni los nobles de la corte del Rey Sol, pero en la que van que ni pintados los codificadores y los maníacos informáticos.

Manteniendo a la Camarilla como la organización cuasi feudal que es, estos Vástagos se crean una zona de bienestar para ellos mismos. Envolviendose a la Camarilla con Tradiciones y Cargos, mantienen la secta a un nivel que pueden manejar.
Nadie sabe a ciencia cierta si este retraso deliberado de la evolución de la secta es dañino a fin de cuentas, pero hay un buen número de Vástagos más jóvenes que están poco contentos con el actual estado de las cosas.

En cuanto a los inmortales más jóvenes, ¿qué les ofrece la Camarilla? En una palabra; Seguridad. La secta es protección (por sofocante que paresca) mientras el nuevo vampiro se hace con sus nuevos poderes y aprende la costumbre de su nueva existencia. Es un grupo de aliados contra el mundo mortal y otros vampiros, un refugio contra los nuevos y terribles peligros de la no vida. Aunque esa seguridad puede volverse rápidamente opresiva, al principio vale mucho para un Vástago recién Abrazado, que en otra circurstancias estaría completamente solo.

LOS FUNDAMENTOS

En teoría, la Camarilla es la organización universal de los vampiros (llamados Vástagos, para amortiguar la cruda realidad del vampirismo) que legisla y habla en nombre de todos los vampiros del mundo. Regulada por una serie de Tradiciones acerca de la creación, el comportamiento y la destrucción de Estirpe (Vástagos), la Camarilla está abierta a cualquier vampiro, independientemente de su clan u origen. La secta también se esfuerza, de acuerdo con una de las Tradiciones, por ocultar la existencia de toda actividad vampírica ante los ojos de los mortales. Este engaño, llamado la Mascarada, es el factor definitorio de la existencia de la Camarilla; la creación de la Mascarada, su mantenimiento y la lucha armada para sostenerla es lo que impulsa la mayor parte de la política abierta de la secta. Sin reparar en lo poderoso que pueda ser un vampiro concreto, sólo hay un puñado de Vástagos en el mundo.
Si la humanidad se enterara de la existencia de los vampiros, la guerra resultante sólo podría tener una conclusión posible: la humanidad vencería, y la Estirpe quedarí esencialmente exterminada. La superioridad numérica sería demasiado aplastante como para que puedieran resistir incluso los Vástagos mas poderosos. El miedo al día en el que se alce esa marea genocida es el motivo que impulsa a la Camarilla a esforzarse así para defender la Mascarada.

En verdad, la Camarilla está lejos de ser universal. De los trece grandes clanes de vampiros de pleno derecho, sólo seis deben lealtad a la secta. Uno (el Gangrel) ha abandonado recientemente la Camarilla, dos se oponen abiertamente como corazón del Sabbat, y cuatro se mantienen a distancia, supuestamente neutrales o como mínimo no alineados. Incluso los presuntos clanes leales son imperfectos en su lealtad; los llamados "antitribu" abandonan los clanes de la Camarilla para servir al enemigo, y cada vez más Vástagos se hacen llamar Anarquistas, sin obligaciones hacia ninguna secta o grupo salvo hacia los que crean ellos mismos.

Así que, acosada por enemigos internos y externos, la Camarilla debería ser un pequeño colectivo ruinoso ¿no? No. Incluso en el umbral de las Noches Finales, la Camarilla es la secta mayor, más fuerte y más numerosa del mundo. Controla gran parte de América, ocupa una porción del Lejano Oriente y gobierna casi toda Europa. Aunque menos de la mitad de los clanes pertenecen a la Camarilla, sigue contando con más clanes que ninguna otra secta. Y aunque la ferocidad de los enemigos de la secta puede proporcionarles ciertas ventajas, la maestría sin par de la Camarilla a la hora de aprovecharse de los humanos les ofrece un tremendo poder.

EN LA PRÁCTICA

En la práctica, la Camarilla es una secta de ciudades.
La facción como un todo está regida por el Círculo Interior, aunque pocos que no pertenescan a sus filas pueden contarte quién lo compone, qué es o cómo es de numeroso. El rumor más popular es que el Círculo Interior se compone de los cuasi legendarios Fundadores o de sus chiquillos, pero nadie parece saberlo a ciencia cierta.

El Círculo Interior se reúne una vez cada trece años para nombrar a nuevos Justicar, quienes sirven como representantes del consejo regente en el mundo durante los siguientes trece años. Cada Justicar por turnos nombra y vincula con su sangre a Arcontes para que le ayuden en su trabajo, y de este modo se asegura el sistema político interno de la secta.

No obstante, la gran mayoría de los Vástagos no son Arcontes, Justicar o miembros del Círculo Interior. Moran en las ciudades, y francamente están más preocupados con los asuntos nocturnos de cualquier metrópolis a la que llaman hogar que con las normas de la secta.
Las ciudades bajo la tutela de la Camarilla están gobernadas por un Príncipe, que es aconsejado (y a veces dominado) por un consejo de Antiguos llamado Primogenitura. Por debajo del Príncipe hay un conjunto de agentes nombrados o autonombrados que mantienen el orden, sostienen las Tradiciones, y pelean entre ellos buscando más poder. Aquellos Vástagos que no ostentan títulos los quieren (a los títulos), aquellos que tienen poder ansían más poder, y en lo alto de la pirámide el Príncipe trata de mantener su autoridad mientras su dominio sigue siendo lo suficientemente fuerte para rechazar ataques de todos los aspirantes.

Para el vampiro corriente de la calle, la Camarilla existe como una serie de leyes que cumplir, poderes fácticos que evitar o impresionar e iguales contra los que maniobrar. Sus preocupaciones son mantener su refugio a salvo contra los intrusos mortales e inmortales, encontrar una manera de subir en la jerarquía de la ciudad (o al menos de evitar ser aplastado por la maquinaria del poder), y alimentarse sin atraer la ira de un Vástago más poderoso. Está tan lejos de la imponente y gloriosa guerra contra el Sabbat o las intrigas de altos vuelos antiguos como uno pudiera imaginarse, pero éste también es un elemento esencial de la Camarilla.

EDAD

Muchos de los peces gordos de la Camarilla son viejos (tienen siglos o incluso milenios). Han presenciado el auge y la caída de imperios, y el desmoronamiento de filosofías y utopías, y se han movido, inalterado, a travéz de todo el tumulto. Suya es la presencia estabilizadora (o como algunos dirían, anquilosadora) que ancla firmemente a la Camarilla a sus Tradiciones e historia.

Al mismo tiempo, hay más Vástagos jóvenes en la secta que nunca antes. Con la explosión demográfica mortal también ha crecido la capacidad de las ciudades para sustentar a los Vástagos. Esto hace que haya cada vez más vampiros jóvenes, que miran a sus serios, estables y terriblemente poderosos ancianos con una mescla de miedo y resentimiento. Y de la misma manera que la edad define a la Camarilla, también divide a la secta.

PODER

El poder es la moneda de cambio de la Camarilla. El poder sobre los chiquillos, el poder sobre el Dominio y el poder sobre los enemigos; toda estas son monedas con las que comercian los vampiros que están detrás de la Mascarada. A cambio de poder se firman y rompen alianzas, se crean y destruyen chiquillos y ghouls, y se llevan a cabo asesinatos en las sombras de la noche. En verdad, ¿qué otra cosa pueden ansiar los vampiros de la secta? El dinero no tiene valor, el sexo no tiene sentido y el amor se puede obtener fácilmente. El poder, pues, se convierte en la única cosa que merece la pena perseguir.

Esto no significa que todas las disputas por el poder tengan lugar dentro de la secta. La Camarilla lucha con sus enemigos por el control de todo el mundo; los Vástagos se enfrentan al Sabbat, a los Luinos y a otros enemigos cada noche. Independientemente de si el conflicto es por un cargo importante en una ciudad, el control de un club nocturno o el gobierno de toda una ciudad, la lucha por el poder envuelve a todos los Vástagos de la Camarilla, estén dispuestos o no.

INTRIGA


El principal beneficio del estado vampírico es la inmortalidad. Los Vástagos no tienen que preocuparse por envejecer, volverse decrépitos y finalmente sucumbur ante la muerte. Literalmente tienen toda una eternidad por delante.

Con eso en mente, el vampiro corriente se vuelve muy, muy prudente a la hora de exponerse ante algún riesgo. Piensa en todo lo que tiene que perder poniéndose en la línea de fueg: no años ni décadas, sino siglos y milenios. Como consecuencia de esto, ningún vampiro en sus cabales quiere arriesgar su futuro ilimitado más veces de las absolutamente necesarias.

Esto quiere decir que los vampiros de la Camarilla no se meten en tiroteos, peleas callejeras o duelos a espada en lo alto de fábricas abandonadas.
Son situaciones demasiado peligrosas. Por esto, el instinto depredador de dominio y control innato en todos los Vástagos tiene que ser sublimado, redirigido y canalizado en actividades menos arriesgadas.

Y por eso los Vástagos tejen intrigas y conjuras que habrían asombrado a los Di Medicis, a menudo por compensaciones tan pequeñas como para que el asunto no tenga ningún sentido. A veces las maquinaciones se extienden a lo largo de siglos y continentes, con los autores de las intrigas viendo pacientemente como se desarrollan los acontecimientos que planearon con tanto cuidado.

Otras veces las tramas son la creación de un momento, una contienda entre dos Toreadores hastiados para ver quién puede seducir o destruir a un mortal más rápidamente.
Al final, los complots sirven a su propósito. Mantienen las distancias entre los depredadores y les da algo que pensar en las interminables noches.
Aquellos que no los iniciaron se verán atrapados inevitablmente en alguno, y como es mejor ser titiritero que marioneta, los Vástagos que se ven inmersos de esta manera comienzan a intrigar por su cuenta, y así sigue la cadena hasta llegar al más débil.


BONUS: IMAGÍNATELO

Imagina que trabajas para una corporación mortal normal. Sales fresco de la universidad, te abres paso en el escalafón, y, cuando los que están por delante de ti se jubilan o fichan por otra empresa, sigues avanzando hacia la cima. Todos envejecen y mueren, incluso los Presidentes.

Ahora imagínate esa misma corporación, pero sin competencia que pueda fichar a los empleados ni posibilidad de que los ejecutivos envejezcan o mueran. Por encima no hay hueco, y nunca lo habrá. A menos que tú lo abras.
O te abres paso por el escalafón empleando los métodos que sean necesarios, o te pasas una eternidad en el nivel inferior. No tienes autoridad, ni esperanza de ascenso ni protección contra los caprichos de tus superiores.
Ese, en pocas palabras, es el dilema del vampiro joven.
avatar
Aisling A. Cherenkova
Admin Camarilla
Admin Camarilla

Femenino Mensajes : 162
Fecha de inscripción : 01/08/2015

Ver perfil de usuario http://juegodetinieblas.foroac.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.